Nombre del objeto:

Pavimentos de mosaico

Localidad:

Al-Qastal, Jordania

Conservado en:

Su ubicación original, al-Qastal

Datación:

101-105 de la Hégira / 720-724 d. C. o 125-126 de la Hégira / 743-744 d. C.

Materiales/técnicas:

Mosaico.

Dimensiones:

3,30 m × 3,30 m

Periodo/dinastía:

Omeyas

Lugar de producción/procedencia:

Al-Qastal (Jordania)

Descripción:

Durante el periodo omeya (primera mitad del siglo II / VIII), se construyeron numerosos complejos palaciegos de lujo en territorio sirio-palestino, como el de Hisham ibd Abd al-Malik en Jericó, los Qasr al-Hir al-Garbi y Qasr al-Hir al-Sharqi en Siria, Qasr al-Amra, el palacio omeya de la alcazaba de Ammán, Qasr al-Hallabat, Qasr al-Muwaqqar y Qasr al-Qastal en Jordania. Estos palacios fueron suntuosamente decorados con estuco tallado, frescos y suelos de mosaico.
En el año 2000, en al-Qastal, a raíz de unas excavaciones ilegales, se descubrió casi por casualidad un mosaico muy importante en un lugar donde la mayor parte de los muros del edificio habían quedado arrasados hasta los cimientos. Por fortuna, los mosaicos de las salas norte y sur del palacio estaban bien conservados y son un buen ejemplo de la inmensa calidad de los mosaicos que se realizaban en este tipo de palacios durante el periodo omeya.
El de la sala norte mide 3,30 × 3,30 m. Consta de un dibujo central enmarcado por un borde ornado con un guilloque (o banda trenzada) de tres hebras entre dos filas de letras T de diversos colores. Más Hacia el centro se aprecia otro recuadro de guilloque de dos hebras, cuyos ángulos forman un marco octogonal que rodea el motivo principal del mosaico: la sangrienta escena de un león que ataca a un toro y le desgarra el cuello con zarpas y dientes para abatirlo. La altísima calidad del mosaico se aprecia en las variaciones tonales de los colores, el tamaño de las teselas y los sombreados. Todos estos elementos se conjugan para otorgar a la escena una vitalidad y profundidad palpables. En las esquinas del mosaico hay pájaros diversos con plantas, inscritos en cuartos de circunferencia de fondo blanco. En el ángulo superior derecho se ve un pato con la cabeza girada hacia atrás, mientras que en el ángulo inferior derecho hay una perdiz picoteando una planta. Los mosaicos de los otros dos ángulos sólo se conservan parcialmente y es posible que contengan imágenes de un pato y una perdiz.
El mosaico de la sala sur es idéntico al de la sala norte, excepto por la escena representada en el campo octogonal central; en este caso se ve un leopardo cazando una gacela. También es una escena muy realista, en la que se aprecian detalles como el ojo delineado, los colmillos y los dientes puntiagudos clavados en el cuello de la gacela, que sangra abundantemente. Se pueden ver, y casi sentir, la extremada fiereza del leopardo y la agonía de su presa.
Escenas como estas se asociaban simbólicamente al poder y eran mensajes de advertencia para los adversarios. Hay pavimentos de mosaico parecidos a este en otros palacios omeyas, como Qasr al-Hallabat (Jordania) o en la sala de audiencias de los baños de Jirbat al-Mafyar, en Jericó.

View Short Description

Propietario original:

Yazid ibn Abd al-Malik (r. 101-105 / 720-724) o su hijo al-Walid II (r. 125-126 / 743-744)

Como se establecieron fecha y origen:

La datación de este palacio y sus mosaicos en el periodo omeya se basó en un poema que relaciona Qasr al-Muwaqqar y al-Qastal con Yazid ibn Abd al-Malik (r. 101-105 / 720-724) y su hijo al-Walid II (r. 125-126 / 743-744). El poeta Kuzayyir Azza menciona al-Muwaqqar y al-Qastal en un contexto que indica que ambos tuvieron un mismo patrocinador: “Que Dios bendiga el barrio [familia] que está en Muwaqqar [y continúa hasta] al-Qastal al-Balqa de las cámaras elevadas”. Además, en las excavaciones que se vienen realizando en el lugar desde 1983 se han encontrado frescos y fragmentos de cerámica y estuco tallado cuyas características prueban que el edificio pertenece al periodo omeya.

Forma de ingreso en el museo:

Este mosaico de suelo aún se halla en al-Qastal.

Forma de determinar su lugar de producción/procedencia:

El mosaico se desenterró en el complejo palaciego de al-Qastal.

Bibliografía escogida:

Bisheh, G., “Two Umayyad Mosaic floors from Qastal”, Liber Annuus, 50, 2000, pp. 431-37.
Piccirillo, M., The Mosaics of Jordan, Ammán, 1993, p. 352.
Schick, R., The Christian Communities of Palestine from Byzantine to Islamic Rule: A Historical and Archaeological Study, Princeton, 1995, p. 432.

Citation:

Ghada Al-Yousef "Pavimentos de mosaico" in Discover Islamic Art , Museum With No Frontiers, 2018. http://www.museumwnf.org/thematicgallery/thg_galleries/database_item.php?itemId=objects;ISL;jo;Mus01_H;17;es&id=mosaics

Ficha redactada por: Ghada Al-Yousef
Editada por: Mandi Gomez
Traducción de: Yaiza Martínez
Revisión de traducción: Lucía Rodríguez Corral

N.º de trabajo MWNF: JO 29