Nombre del objeto:

Surtidor de fuente

Localidad:

Madrid, España

Conservado en:

Museo Arqueológico Nacional

Datación:

Segunda mitad del siglo X (339-390 H. / 950-1000 d. C.)

N.º de inventario:

1943/41L1

Materiales/técnicas:

Bronce, fundición a la cera perdida, grabado y sobredorado

Dimensiones:

Alto 32,3 cm; largo 31,5 cm

Periodo/dinastía:

Omeyas de al-Andalus, periodo califal

Lugar de producción/procedencia:

Córdoba

Descripción:

Pequeña escultura de bronce sobredorado en forma de cierva. Es una figura de aspecto frágil y desproporcionada. Casi toda la superficie está recubierta por un delicado adorno vegetal de tipo oriental (flores de loto inscritas en círculos) que la hace parecer vestida con un rico tejido. A juzgar por los restos que quedan en los surcos del grabado y en distintas partes del cuerpo, la pieza estaría dorada en su totalidad. Las formas simples del cuerpo, sus rasgos faciales y sus patas, acabadas en discos, extremadamente cortas con relación al cuerpo, recuerdan las representaciones de animales que aparecen en la cerámica fatimí. Esta escultura sirvió, sin duda, como surtidor de fuente, ya que, excepto las patas, el cuerpo es hueco y en su vientre se halla un orificio para permitir el paso del agua, que brotaría por la boca en forma de cascada. La presencia del agua en los jardines omeyas era signo de prosperidad, lujo y bienestar. Las fuentes fueron un elemento estético importante en los palacios islámicos de Occidente y especialmente en al-Andalus. Probablemente, esta cierva estaría acompañada por otros animales de bronce.

View Short Description

Como se establecieron fecha y origen:

Por análisis estilístico. Aunque la cierva de Madrid es más pequeña y menos estilizada, presenta claras similitudes con otras dos piezas aparecidas en el siglo XVI entre las ruinas del palacio de Madinat al-Zahra. Una de ellas se encuentra en el Museo Arqueológico de Córdoba. La segunda, desaparecida a principios del siglo XIX del Monasterio de Guadalupe, donde había sido depositada, ha sido recientemente recuperada y se halla desde 1997 en el Museo Nacional de Qatar.

Forma de ingreso en el museo:

La cierva ingresó en el Museo Arqueológico Nacional por compra el 3 de febrero de 1940.

Forma de determinar su lugar de producción/procedencia:

Algunos investigadores opinan que esta pieza pudo importarse del Egipto fatimí. Sin embargo, su hallazgo en la provincia de Córdoba y las grandes semejanzas con los ciervos de Córdoba y Qatar hacen pensar que las tres esculturas se produjeron, si no en el mismo taller, al menos en una misma área geográfica de al-Andalus, donde los talleres de metalistería desarrollaron una gran actividad.

Bibliografía escogida:

-Camps Cazorla, E., “Un nuevo ciervo califal de bronce”, Archivo Español de Arte, Madrid, 1943, pp. 212-222.
-Camps Cazorla, E., “Ciervo califal de bronce”, Adquisiciones del Museo Arqueológico Nacional (1940-1945), Madrid, 1947.
-Gómez Moreno, M., El arte árabe español hasta los almohades. Arte mozárabe, Ars Hispaniae, vol. III, Madrid, 1951, p. 336.
-VV. AA., El esplendor de los omeyas cordobeses, catálogo de la exposición, Granada, 2001.
-Zozaya, J., “Importaciones casuales en al-Andalus”, Actas IV. Congreso de Arqueología Medieval española, vol. I, Alicante, 1993, p. 125.

Citation:

Margarita Sánchez Llorente "Surtidor de fuente" in Discover Islamic Art , Museum With No Frontiers, 2018. http://www.museumwnf.org/thematicgallery/thg_galleries/database_item.php?itemId=objects;ISL;es;Mus01;1;es&id=sculptures

Ficha redactada por: Margarita Sánchez Llorente
Editada por: Rosalía Aller

N.º de trabajo MWNF: SP 01